martes, 1 de enero de 2019

Cine para niños: Cats

Cats (Cats and Peachtopia, 2018): alentador, pero no del todo conseguido por el "Pixar chino". Colores dulces, negrura en la trama: la venturas de dos mininos en una película de animación 100 por 100 china. A partir de 6 años. 
Raras son las películas de animación chinas dirigidas al publico infantil que pueden verse con facilidad en Europa. En septiembre de 2018, se estrenaba en España la simpática Al aire patos (Duck Duck Goose), una coproducción chino-estadounidense. Y en octubre se presentaba la sombría Have a Nice Day (Hao jile, 2017), destinada al público adulto. El tercer largometraje de Gary Wang, cofundador en 2013 del estudio Light Chaser Animation, que pretende convertirse en el Pixar chino, es, por lo tanto, una excepción. Después de Los hermanos guardianes (Xiao men shen, 2016), estrenada en Netflix y Tea Pets (2017, inédita en España), el director esta vez sigue los pasos de un gatito y su padre en busca del paraíso para los mininos. 
Ante el peligro urbano, en el aire o bajo el agua, los ágiles planos-secuencia siguen a los felinos en todos sus movimientos, incluso los más absurdos. Los colores acidulados, cálidos, medio psicodélicos contrastan con la oscuridad de la trama, que trata frontalmente del abuso animal: un artista infame recolecta animales vivos para transformarlos en esculturas de vidrio. En sus mejores momentos, Chats seduce por sus novedosos artilugios (una máquina voladora que se transforma de cohete en aeroplano) y por su poesía desenfrenada (una especie de ballena vitrificada que sirve de submarino). Se necesitaría más originalidad para la narración y los personajes para acercarse a Pixar, pero la prueba es alentadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario