miércoles, 14 de febrero de 2018

Tres películas para ver con niños

Tres películas para volver a descubrir los cuentos de hadas con sus  hijos

¿Cómo hacer descubrir una buena y vieja película a los niños? No siempre es fácil... Hemos seleccionado tres obras accesible a los niños de 8 a 12 años, sumergiéndonos  en la historia del cine, en todos los géneros y en todos los estilos posibles. 
Porque no sólo existe Disney en la vida de los niños, con sus héroes perfectos (blancos y rubios) y sus ingenuas princesas. Desde Freud y Bettelheim se conoce la importancia de los cuentos de hadas en el desarrollo psicológico de los infantes. Les ayudan a comprender para vencer el miedo al lobo, la muerte de los padres, la llegada de una madrastra malhumorada, incluso los avances de un padre incestuoso [gracias Piel de asno (Peau d'Âne)...]. 
Charles Perrault y los hermanos  transcribieron la leyenda orales de Occidente y el tío Walt los universalizó. Imponiendo la belleza y el valor como cualidades ineludibles, sin olvidar a la infancia representada en la pintura de todos los tiempos. Pero, desde Shrek, sabemos que esto no es así, que las princesas pueden ser verdes y los príncipes repugnantes. ¿Y si miramos hacia otro lado para inculcar otros valores a nuestro niños?

Sabrina (1954), de Billy Wilder

Porque las princesas pueden tener temperamento. Y existir en nuestros días (en este caso en el siglo XX), montada en un automóvil en lugar de una carroza y llevar vestidos diseñados por Givenchy. Sabrina (Audrey Hepburn, ciertamente sublime, pero morena), como Cenicienta, es ante todo una sirvienta. Niña perdida, trepa a los árboles, lo que no es nada protocolario. Y en este cuento, no hay una varita mágica que la transformará en una mujer sofisticada y atractiva (es decir, presta para ser desposada), pero sí una estancia en París, capitale de la moda, del amor, en resumen de la lujuria para el público estadounidense. 
Billy Wilder comienza su historia con "Erase una vez...", película de claros de luna, de escenas románticas e incluso de bailes... Después viene la conmoción: el principe encantador (William Holden), un seductor, vividor y mujeriego e hijo de papá, que intentará robarle a la bella au hermano, un gruño hombre de negocios (Humpfrey Bogart). ¡Bienvenidos a la realidad!  Aquí es Cenicienta quien lidera el baile y pasa de los brazos de uno a otro, a pesar de la enorme diferencia de edad ¡Qué audacia!  Sabrina "prueba" a sus pretendientes y al final ella elige. Moraleja: una Cenicienta moderna es una princesa realizada.

Panda y la serpiente mágica (Hakuja den, 1958) de Taiji Yabushita

Porque las historias también pueden basarse en otros autores además de Perrault o Grimm ... Esta está inspirada en una leyenda china y nos embarca en otro mundo con diferentes mitos y creencias. Allí, las princesas son en realidad serpientes con poderes mágicos.
Conocido por ser la primera animación japonesa en color y por haber maravillado al joven Hayao Miyazaki, el futuro director de La princesa Mononoke (Mononoke Hime, 1997) o El viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no kamikakushi, 2001). Esta serpiente blanca (que, decididamente, no debe confundirse con el cuento de Grimm del mismo nombre...), nos sumerge en una fantasía menos convencional, donde el mundo real golpea al de los espíritus, donde los fantasmas pueden ser más sensibles que los humanos y donde los elementos acuden en ayuda de los héroes (el mar se desata para ayudar a los amantes).
Los dibujos, en general, pueden evocar al antiguo Disney, pero las impresiones y las pagodas reemplazan gratamente a los castillos. Moralidad: una serpiente puede ser más sexy que la traicionera Kaa de El libro de la selva (The Jungle Book, 1967).

La princesa prometida (Princess Bride, 1987), de Rob Reiner

Porque los cuentos de hadas también pueden ser más absurdos que románticos. Al principio, Rob Reiner es muy clásico: un abuelo (Peter Falk, después del período de Colombo) intenta leerle a su nieto enfermo un libro de caballería. Para competir con los videojuegos, el abuelo tendrá que engañar y, poco a poco, transformará el viejo cuento condimentado con tonterías a lo Monty Python. Pero todo se complica
Hay una bella princesa rubia llamada Buttercup (Robin Wright Penn, a la manera de Aurora de La Bella Durmiente) y un palafrenero (Cary Elwes), también rubio, que se muere de amor por ella, besos enmarcados en un fondo de un cielo rosado y desafíos por superar. Pero todo se complica. ¡El bestiario habitual (pequeño ratón travieso y un gato criminal) se sustituye por "RDI" (roedores con dimensiones inusuales), corsarios sin fe ni ley hablan en absurdos alejandrinos y el príncipe es paralizado por un lado durante todo el final de la película! Moralidad: un gran bazar puede resucitar una vieja fábula.
__________
Piel de asno (en francés: Peau d'Âne) es un cuento de hadas francés escrito por Charles Perrault, incluido en el libro Cuentos de mamá ganso.
Alejandrino: tipo de verso de catorce sílabas métricas compuesto de dos hemistiquios de siete sílabas con acento en la sexta y decimotercera sílaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario