lunes, 9 de julio de 2018

Para ver: Le doudou

Ocho años después de Alexandre Charlot y Franck Magnier, directores de Imogene McCarthery (2010), otro tándem surgido de los Guignols de l'info, un programa satírico de la  televisión francesa, hicieran su debut en la realización. Antiguos autores, inspirados en el programa de culto de Canal +, guionistas de la saga Les Tuche (2011) en el cine, Julien Hervé y Philippe Mechelen imaginan las andanzas de un padre (Kad Merad) y un empleado de Roissy (Malik Bentalha) buscando un oso de peluche.
Los primeros minutos son bastante interesantes, especialmente porque el dúo de actores es muy simpático. Pero la película se derrumba irremediablemente en el momento en que rompe su unidad de lugar, la exploración de las instalaciones del aeropuerto se limita a un puñado de escenas, incluida una en el puesto de videovigilancia. En lugar de interesarse en la microsociedad que hace girar a Roissy (donde se encuentra el aeropuerto Paris-Charles de Gaulle),  los cineastas prefieren centrarse "en los ricos", en una lujosa residencia de ancianos y luego en un castillo en los suburbios de París. Para bordar alrededor del tema eterno de las comedias francesas de hoy: la familia.
Le doudou, a partir de ese momento, se reduce a una sucesión de encuentros con personajes pseudoestrafalarios y ultraestereotipados: abuela desconectada, estudiante de izquierdista, aristócrata lunático. Y termina siendo un pretexto para encadenar tranquilamente distintos cameos (Guy Marchand, Olivier Baroux, Elie Semoun...). Los chistes están laboriosamente escritos, en el peor de los casos, con una malicia gratuita, sino ver la embarazosa secuencia implicando a un huérfano de Guatemala. ¡Muy lejos de la dulzura que anuncia su título!. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario