lunes, 20 de marzo de 2017

Blade Runner: 10 anécdotas desconocidas o, quizás, no

Blade Runner: 10 anécdotas que quizás no conozca sobre esta película de culto

Treinta y cinco años después de su estreno, Blade Runner está hoy considerada como uno de las más  grandes películas de la ciencia-ficción. A pesar de unos comienzos complicados, (división de opiniones entre los críticos, proyecciones de prueba desastrosas...), el thriller futurista y distópico imaginado por Ridley Scott y su inolvidable estética cyberpunk se ha convertido en una referencia inevitable. Esperando su continuación, titulada Blade Runner 2049, que se estrenará treinta años después (el 4 de octubre de 2017, aproximadamente), dirigida por Denis Villeneuve, es el momento ideal para revisar algunos de sus aspectos fundamentales...
1.- ¿Es Rick Deckard (Harrison Ford) un replicante?
Este es uno de los puntos de fricción entre los fans de la ciencia-ficción en general, y los de la película en particular, que provoca los más encendidos debates: Rick Deckard, lel personaje encarnado por Harrison Ford, ¿era o no, un replicante, es decir, una suerte de robot-clon humano, considerado como una subclase, una especie a eliminar después de una revuelta sangrienta? Para Ridley Scott, la respuesta es afirmativa ("En mi mente, este personaje fue siempre un replicante" -declaraba a la revista Wired en 2007), entonces porque Harrison Ford piensa lo contrario… El misterio permanece, pero los rumores dicen se aclarará en la película de Denis Villeneuve.

2.- Stanley Kubrick da un puñetazo
Para el estreno, la película tiene  un final más feliz de lo deseado por Ridley Scott, que incluye una escena en la que Rachel y Rick se ven conduciendo poe el campo. El director estaba en contra, argumentando que la idea de la naturaleza va en contra del universo distópico que había imaginado. La producción insiste pesadamente y exige planos y secuencias rodados al aire libre. Forzado, Ridley Scott finalmente se pliega a sus demandas, pero a su manera, en lugar someterse, toma prestado (con su consentimiento) escenas de la película de su colega Stanley Kubrick El resplandor (The Shining, 1980). En 1992, Scott da el visto bueno a la película con el final que quería para la versión de Blade Runner (edición del director). 

3.- Dustin Hoffman en el papel principal
Al principio del proyecto, cuando Hampton Fancher seguía siendo el guionista director, que había imaginado Robert Mitchum, Christopher Walken y Tommy Lee Jones en el papel principal de Rick Deckard. Pero Ridley Scott tenía una idea diferente: quería a Dustin Hoffman. El actor también ha trabajado durante varios meses en el proyecto antes de abandonar la nave en octubre de 1980. Según Scott, su salida está relacionada con "una historia secundaria."

4.- Un título firmado por William S. Burroughs
El título de la película proviene de la novela de ciencia-ficción del escritor faro de la Generación Beat William S. Burroughs, Blade Runner (a movie) (1979), a su vez inspirada en el libro de otro autor de ciencia-ficción Alan E. Nourse,  The Bladerunner (1975), de quien Burroughs tomó prestado héroes y situaciones. El libro, sin embargo, no tiene nada que ver con la obra de Philip K.Dick o la película de Ridley Scott, al cual gustaba dicho título por su sonoridad y su manera estilizada de resumir el trabajo de Rick; cazador de replicantes. 
5.- "En la página 32, hay ya 17 historia".

Philippe K Dick al principio pero no al final. Blade Runner esta en parte basada en el libro, del subgénero cyberpunk, del célebre autor de ciencia-ficción Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Do Androids Dream of Electric Sheep?), publicada inicialmente en 1968. ¡Reconocía Ridley Scott que jamás había sido capaz de acabar el libro! Trató de  explicarse con el siguiente argumento: "Era demasiado densa. En la página 32 ya hay 17 historia...". K. Dick murió antes del estreno de la película, pero se mantuvo en contacto con la producción durante todo el proceso creativo. También repudiaba el primer guión firmado Hampton Fancher y le gustaba por el contrario el de David Peoples. Dijo al respecto: "No podía creer lo que veía. Todo había sido rejuvenecido de una manera increíble El guión y la película se apoyaron mutuamente hasta el punto de que cualquiera que hubiera leído el libro primero podría amar a la película, y lo contrario también fue posible". Es David Peoples quien encuentran la palabra replicante, no sacada del libro, sino durante una discusión improvisada con su hija que estaba trabajando en un proyecto de replicación celular en química orgánica.
6.- Una película con múltiples facetas
Una de las numerosas versiones de la película después de su estreno en 1982 ha sido descubierta por casualidad por empleado de la Warner que trabajaba en lo archivos sonoros. Buscando una copia de la película La reina del Vaudeville (Gypsy, 1962), encontró una versión de la película en 70mm. Existe  en Wikipedia, una página completa está consagrada a las diferentes versiones existentes.
7.- Un final... improvisado
El monólogo final de Roy Batty, uno de los más célebres de la historia de la ciencia-ficción cinematográfica y el momento culmen de la película, fue en parte improvisado por el actor Rutger Hauer, quien estaba encantado con su personaje, agonizante, no podía pronunciar un monólogo demasiado largo. Las últimas frases: "Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir", no estaban previstas en el guión original.
8.- Una estética convertida en mítica
El diseño visionario y especialmente lo logrado que están de ciertos objetos fascinan a los numerosos coleccionistas. El arma utilizada por Harrison Ford ha llegó a venderse en más de 100.000 dólares, en una subasta en 2009. Pero para sus numerosos seguidores, el verdadero objeto de culto de la película es la botella de whisky futurista de la marca Johnny Walker, debido a su embalaje en forma de botella de enjuague bucal. Alguno ejemplares para coleccionistas fueron fabricados por la citada marca. Fue Syd Mead, un reputado diseñador industrial quien trabajando para los fabricantes Ford y Chrysler, el diseñó en un tiempo récord (5 meses) todo los vehículos que aparecen en la película, incluyendo los famosos Spinners, el coche policía.
9.- Censura en algunos países
En uno de los carteles de la película creado por John Alvin, el personaje de Rachel fuma un cigarrillo. En virtud de la ley Evin, el cartel fue prohibido en Francia.
10.- La maldición
La película está considerada como maldita por algunas empresas multinacionales. De hecho, muchas de las marcas que aparecen en la imagen se hundieron después de su aparición en la película, que por cierto es también una crítica al capitalismo. Podemos mencionar, por ejemplo, la línea aérea Pan Am, la compañía de videojuegos Atari, la empresa de telefonía, Bell Phones. Otras, como Coca-Cola, sin embargo, sobrevivieron al mal de ojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario